(442) 248 0035 info@tecsaqro.com

A continuación. enumeramos, sin ningún orden específico de importancia, los cinco mitos sobre el mantenimiento eléctrico preventivo.

También agrupamos algunas de las excusas más frecuentes que los propietarios y gerentes de instalaciones utilizan para justificar sus creencias:

 

El mantenimiento es un mal necesario

“Lo único para lo que sirven los técnicos es gastar dinero, según el mito. Se les paga en exceso por sus habilidades. Están poco calificados. Nunca arreglan nada. Se necesitan dos o tres intentos, si es que logran arreglarlo”.

Los gerentes deben ver el mantenimiento eléctrico preventivo como una inversión, no como un gasto. Eso quizá sea difícil de comprender para las generaciones más viejas, pero siempre será más redituable mantener una máquina en forma que gastar una fuerte cantidad de dinero en una reparación.

 

No tenemos tiempo para el mantenimiento preventivo

“Lo hemos intentado, pero tenemos demasiadas emergencias y no tenemos tiempo para realizar tareas de mantenimiento preventivo”.

“Es una pérdida de tiempo. Necesitamos estar trabajando sobre las fallas, no en hacer inspecciones. Nuestros clientes no nos permiten tener el activo o el equipo. Cuando realizamos mantenimiento preventivo, las máquinas nunca funciona correctamente después”.

Lee también: Indicadores del mantenimiento eléctrico preventivo: ¿Cómo medir el éxito?

 

El aplazamiento del mantenimiento ahorra dinero

“Siempre podemos ver el asunto del mantenimiento más tarde. Cuesta lo mismo arreglarlo más tarde que ahora, al fin que no afectará su valor o ciclo de vida”.

Esperar demasiado tiempo para llevar a cabo un programa de mantimiento preventivo puede ser más costoso a largo plazo. Siempre será más costoso arreglar una falla que se ha generalizado.

Sin duda, uno de los mitos sobre el mantenimiento eléctrico preventivo que más afectan a las empresas.

 

El mantenimiento correctivo es el mejor método para completar los trabajos

“El mantenimiento correctivo es más rápido. No podemos permitirnos esperar en la planificación y programación”.

“Solo necesitamos bomberos más rápidos y mejores. La gente que se dedica a planear y a organizar son empleados sin valor agregado. Necesitamos herramientas en las manos, no lápices y papeles”.

El mantenimiento correctivo puede evitarse con el preventivo y predictivo, de ahí la importancia de hacer una inversión en gente capacitada o contratando servicios externos.

mitos sobre el mantenimiento eléctrico preventivo

 

No necesitamos un programa de entrenamiento de mantenimiento preventivo

“Fueron capacitados cuando los contratamos, así que, ¿para qué invertirles más? ¿Y si los entrenamos y se van de la empresa?

“El mantenimiento no ha cambiado desde que fueron contratados. No tenemos tiempo para entrenarlos porque hay cosas más urgentes”.

Resulta un gran error pensar en los empleados como algo que se puede desechar. Creando un entorno amigable y ofreciéndoles todas las herramientas posibles para que puedan prepararse mejor, estos entregarán los mejores resultados en poco tiempo.

Estos mitos sobre el mantenimiento eléctrico preventivo impiden que programas efectivos se lleven a cabo, dejando a la deriva a una compañía en cuanto a confiabilidad en los sistemas se refiere.

Fuente: facilitiesnet