(442) 248 0035 info@tecsaqro.com
tecsa ultrasonido

Pruebas de ultrasonido como rutina  de mantenimiento predictivo.

Un equipo de ultrasonido detecta el ruido de alta frecuencia producido por descargas eléctricas y lo traduce a niveles audibles para el oído humano. El técnico certificado escucha el sonido asociado a cada tipo de problema a través de audífonos, mientras observa la intensidad de la señal de manera gráfica en el medidor del instrumento.

Normalmente, las señales eléctricas deben estar en silencio, aunque algunas pueden producir un zumbido de 60 ciclos constante o algunos ruidos mecánicos constantes. Estos no deben confundirse con el ruido errático, desigual y de chisporroteo de una descarga eléctrica.

Las pruebas de ultrasonido detectan el sonido que producen la corona, el arqueo y el tracking, incluso por encima del ruido normal de la planta y tienen la capacidad de “escuchar” a través de las tapas. Esto hace que sea una herramienta ideal para la detección temprana de perturbaciones eléctricas potencialmente destructivas. Esto es, detecta los problemas de manera incipiente, cuando las reparaciones son fáciles de hacer y son  menos costosas.

Las tres cosas más destructivas que pueden ocurrir en un sistema eléctrico son: corona, arqueo y tracking (un arco en miniatura en busca de un camino para convertirse en un arco franco).

La termografía infrarroja por sí sola no va a detectar estos problemas en sus primeras fases, por lo que se recomienda complementarla con pruebas de ultrasonido. En algunos casos, el calor generado es mínimo, además de que no permite saber lo que está pasando en un tablero cerrado. La termografía infrarroja detecta estas fallas cuando la corona, el arqueo y el tracking ocasionan un aumento significativo de la temperatura.

 

tecsa ultrasonido